El Var, gol o autogol?

El Var, gol o autogol?

La implementación del VAR en Colombia, como ha ocurrido en el 99% de los campeonatos del mundo, ha causado gran controversia, y no sólo por la llegada de la ayuda tecnológica sino por las decisiones que se toman a través de ella en cada jornada.

En nuestra Liga y por los altos costos que genera su implementación, la Comisión Arbitral y la organización del campeonato sólo tienen el VAR para tres de los nueve juegos en cada jornada, y con eso alcanza y sobra para generar todo tipo de comentarios y desnudar las grandes falencias de los árbitros y de los mismos oficiales del VAR, que ni siquiera con la ayuda tecnológica pueden hacer un buen trabajo y pasar sus retos sin contratiempos.

En las más recientes fechas del campeonato el VAR nos mostró cómo fueron discutidas acciones de fuera de lugar milimétricos o llamados tecnológicos, que al igual que en otras partes del mundo, a pocos dejan contentos y más que aclarar situaciones de gol, lo que hacen es provocar un malestar casi generalizado ante jugadas tremendamente difíciles de resolver o de aclarar y que muchas veces sólo en la imaginación o en las mediciones de los oficiales del VAR se pueden llegar a determinar.

No es extraño ver como los programas especializados de fútbol dedican buena parte de su tiempo a analizar las jugadas discutidas y los errores en los que incurren los árbitros ante las malas o insuficientes ayudas que les brindan los oficiales del VAR, es común ver titulares de prensa que advierten que un juego o un clásico se desequilibró por una discutidísima jugada resuelta no tan convincentemente o erróneamente, desde la cabina donde funciona el VAR. Ocurrió recientemente en el juego entre Nacional y Junior y también en el partido por la permanencia entre Pereira y Boyacá Chicó, hechos que generaron grandes controversias, cartas de protesta y, ante todo, una falta de credibilidad en la aplicación y operación del sistema.

Eduardo Pimentel

Pero no sólo los especialistas y analistas arbitrales han lanzado críticas, también lo hacen los dirigentes y los presidentes de clubes que se sienten afectados y perseguidos por estas controvertidas decisiones, un claro ejemplo es el de Eduardo Pimentel, máximo accionista del Boyacá Chicó, un equipo comprometido en la tabla del descenso.

“El VAR nuevamente queda en entredicho, no tiene un criterio definido, la implementación es muy mala, se creó fue para ayudar y mejorar los arbitrajes, pero es todo lo contrario, un caos, indicó recientemente.”  

Eduardo Pimentel

Árbitros sin experiencia

Como era de esperarse, lo complejo del sistema está en su operación, porque siempre será vulnerable, comulgará con el error porque es operado por seres humanos, personas que no están exentas de fallar. Como el sistema aún es nuevo, los árbitros que lo manejan, en su mayoría, no cuentan todavía con la experiencia suficiente para hacerlo con categoría y esta sólo se alcanzará con el paso del tiempo, con las asignaciones continuas y seguramente fallando. Además, el grupo escogido para manejar el VAR viene de dirigir en medio de grandes críticas y bajo nivel en la liga colombiana durante los últimos años, de ahí la pregunta que se hace todos los días: si no arbitraban bien,

¿cómo podrían llegar a manejar bien el sistema VAR?

Está claro que el VAR asistirá a los árbitros en acciones concretas y ante errores manifiestos y contundentes como gol o no gol, penalti o no penalti, tarjeta roja directa y errores de identidad, sin embargo, y pese a la claridad de su función, en la operación se presentan situaciones complejas en las áreas, faltas o manos o fueras de lugar que muchas veces dependen de una interpretación y es ahí donde su trabajo se vuelve realmente complejo y últimamente más controvertido de lo habitual.

Críticas reales

Con la aparición del VAR los analistas arbitrales y críticos se dan un verdadero banquete en cada jornada, las situaciones comprometidas son tan comunes y continuas que materia prima no falta para llenar espacios completos tratando de analizar o interpretar las decisiones que se toman gracias a la utilización del sistema. Es claro que hay jugadas tan discutidas, tan cerradas que no se logra un consenso, ni una aceptación mayoritaria ni siquiera usando la tecnología. En ocasiones el VAR poco o nada aclara y deja expuestos a los oficiales que lo controlan y al grupo arbitral que está en el terreno de juego.

Tan sólo basta con mirar las cuentas oficiales en redes sociales de algunos analistas para darse una idea de lo que genera el VAR en Colombia. José Borda, ex árbitro y quien tiene ese rol en las transmisiones radiales de la cadena Caracol lanza continuamente titulares como estos: “En nuestro país el VAR es mentiroso”, “Sistema loco, se enloqueció el VAR” o incluso hace peticiones para darle claridad al trabajo de los encargados de su operación

“Que publiquen los audios, por claridad, justicia, pero sobre todo por transparencia con el torneo y los aficionados colombianos en nuestro país deberían ser públicos los audios del VAR”.

José Borda

Rafael Zanabria, ex árbitro FIFA e integrante del panel del programa ESPN Radio Colombia, indicó que el VAR tiene serios inconvenientes que no lo hacen operativo en nuestro medio

“lo más grave que tiene es la falta de coherencia, la falta de sentido común, la lentitud para manejar las situaciones, ese es el grave inconveniente que tiene el VAR. En Inglaterra, por ejemplo, lo que quieren hacer con ese tipo de medidas es hacerlo rápido y que el árbitro central no tenga que intervenir tanto, se toman decisiones ágiles, lo hacen de una manera que no sea invasivo, que no afecte el ritmo del espectáculo, para que la gente no esté ahí esperando, piensan en la gente y en los aficionados, en Colombia se hace lo contrario y creo que ese el error más grave que se comete”.

Rafael Zanabria

El VAR, en estado de prueba

var

El VAR como sistema y como ayuda es algo realmente positivo para el fútbol, eso se demostró con su utilización en la Copa Mundo Rusia 2018, pero lo que hace que se generen muchas críticas con su operación es la intervención del factor humano, que siempre estará expuesto al error, los jueces en muchas oportunidades deben tomar decisiones y ante los cambios en las normas y la complejidad de las mismas, sus observaciones, decisiones e interpretaciones, resultan en contravía de lo que opinan especialistas, técnicos, dirigentes y los aficionados que terminan por no creer en su efectividad y, peor aún, en la honradez con la que se toman esas decisiones.

Falta mucho para que en países como el nuestro el VAR sea considerado importante y realmente efectivo, pese a que ya tenemos un buen número de juegos y de meses transcurridos desde que se estrenó en nuestra liga. Seguramente pasará mucho tiempo para que tengamos oficiales de VAR idóneos, de experiencia y una producción de televisión que les ayude efectivamente a tomar buenas decisiones, por ahora tendremos que convivir con el error, las críticas y la incredulidad en su operación.